Posteado por: Víctor | 09/10/2010

Primeras impresiones

Hoy hace una semana que llegué a Guatemala y ya iba siendo hora de escribir algo nuevo en el blog.

El vuelo duró 10 horas y media (45 minutos menos de lo esperado, parece que el viento nos daba de cola 🙂 ) y la llega a la ciudad fué más o menos como esperaba. En el aeropuerto primer “susto” mi pasaporte parece que tiene mal grabados los datos en el famoso “chip”. Por lo visto la fecha de caducidad es el 1 de enero de 1970 (curiosa fecha, ¿no?) y el tipo de la aduana me hizo pasar a su despacho… al ver que era diplomático no hubo mayor problema, me estampó el sello de entrada, pasé la cola y el tipo se puso literalmente a mis órdenes.

En la puerta nos esperaban Carol y Fabio, dos de los vecinos. Subimos a su camioneta y para casa. Por el camino me di cuenta de lo que es conducir en Guate: un infierno. Hay que tener mucho ojo porque aqui las normas las respetan más bien poco.  Y los pasos de cebra, cruces y semáforos menos aún. Se meten por cualquier lado y te la pueden liar en cualquier momento.

Llegamos al piso, bajamos las ¡6 maletas! y a colocar todo. El piso es enorme. Tiene un salón, cocina y dos dormitorios con sus respectivos armarios para meter mi ropa y la de toda mi familia así como su baño privado. Además tiene una habitación-zulo (esta si que es enana) con su correspondiente baño para eventuales visitas…

Una vez instalados, ¡a cenar! Tacos en un restaurante cercano a casa y después unas cervezas Gallo (es la Mahou chapina) por la zona. Vivo en la “zona viva” y eso se nota. Bares, restaurantes y pubs están muy cerca de casa. Eso si, a la 1 cierran todo y a casa. Si un bar cierra más tarde, es posible que llegue el ejército a echarte del mismo.

El domingo tocó ruta por la ciudad después de un mega-desayuno en la cafetería de debajo de casa. Cierran al tráfico una de las principales avenidas y se puede pasear entre cientos de chapines (así es como se le llama a la gente de aquí) que venden sus perros. Muchos perros por todos lados. Después agarramos (ojo con coger, que aquí no es lo mismo) el transmetro un bus más seguro que los normales (llamados chicken-bus) que te da una ruta por el centro de la ciudad. La ciudad en sí no está mal, pero no se debe caminar por la calle y menos aún si vas solo, ese es su principal problema.

El lunes primer día de trabajo, pero eso lo dejo para otro post. Aunque puedo decir que no me voy a estresar mucho, o eso me parece…

Resumiendo, después del ladrillo que he escrito:

  • Ciudad insegura, pero con el tiempo me acostumbraré a la forma de vida de aquí.
  • Casa enorme y a 2 minutos del trabajo.
  • Vecinos y gente en general muy amable.
  • Poco trabajo en la oficina… de momento.

Mañana haremos el primer viaje. Nos espera Antigua Guatemala. Espero hacer las primeras fotos por allí y completar esto con imágenes que lo tengo muy triste.

Seguiremos informando.


Responses

  1. desallunos, cojer, ….. Vaya patadas que metes al diccionario, wey!

    La Antigua! Qué gran ciudad. Me encanta. Pon fotos que seguro que son guapísimas!

  2. Ok, ok, a cualquiera se le escapa una falta… ya esta arreglado.

    Las fotos de antigua las pongo cuando haga el post

  3. Parece que Guatemala y Panamá no se diferencian demasiado, ya que el tema del tráfico es lo mismo. De “coger” ya hablaremos, y los buses todavía no los he catado, pero te adelanto que se llaman diablos rojos.


Responder a garkopeke Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: